Terrorismo. Una breve introducción

Es evidente que terrorismo y servicios secretos o espionaje, como se quiera llamar, están íntimamente ligados aunque en el libro de Charles Townshend, “Terrorismo. Una breve introduccion” de Alianza Editorial solo se toca de pasada el papel de los servicios de Inteligencia en el conocimiento y la lucha contra el terrorismo. Como ya anuncia el título de la obra, Townshend solo hace eso, una aproximación  exponiendo las preguntas sobre el terrorismo, lejos de proponer soluciones, salvo la de asumir que el terrorismo está ahí y ha venido para quedarse. Estas preguntas que plantea el autor empiezan por la misma definición de terrorismo pues es cosa sabida que lo que para unos era terrorismo para otros es una lucha de liberación, aunque la aparición del fundamentalismo, sobre todo islámico, ha trastocado todos los análisis y las medidas tomadas hasta ahora. El libro es de 2002, es decir, escrito y publicado tras los atentados del 11 S, pero no llega a contemplar la nueva oleada de ataques con el simple y rústico modo de lanzar un vehículo pesado contra una multitud y tampoco la proliferación de atentados en Europa. De ahí que Al Qaeda, prácticamente desaparecida, sea todavía en el libro un elemento importante a la hora de analizar el terrorismo y que no se habla de Daesh que ha tomado el relevo en esa actividad. Otro aspecto interesante del trabajo de Townshend es poner de relieve que algunos de los peores actos de terrorismo, entendido como tal el ataque a objetivos no militares, son obra de lo que llamaríamos “terrorismo de Estado” y que en los planteamientos de los poderes públicos apenas si se les presta atención. Los casos de Irlanda del Norte, Palestina, Argelia o incluso Vietnam son analizados bajo esa doble visión de “terroristas” o “luchadores por la libertad”, pero a mi juicio ese planteamiento queda superado cuando el mismo Townshend toca el peliagudo asunto del terrorista suicida y de la religión. Y ahí es donde el estudio del terrorismo nos deja más indefenso, ¿qué se puede hacer contra un individuo que no sólo desprecia su vida, sino que directamente quiere que lo maten?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *