Heydrich, el heredero del diablo

Uno de los personajes más destacadas y más siniestros de la Alemania nazi fue sin duda el Obregruppenführer Reinhard Heydrich que acumuló en su persona un poder sólo por debajo del de Adolf Hitler y que era un elemento frío, despiadado y sumamente inteligente. Oficial de la Armada (expulsado), piloto, campeón de vela y de esgrima y un extraordinario violinista, llegó a dirigir la todopoderosa RSHA, la Oficina de Seguridad del Reich y a organizar la “solución final” del “problema judío” al tiempo que era segundo jefe de las SS y “Protector” (Gobernador) de Bohemia y Moravia. Fue el único alto dirigente nazi asesinado en un atentado, en 1942, organizado y llevado a cabo desde Londres porque su modo de gobernar la Checoslovaquia ocupada, despiadado e inteligente a la vez, podía ser extendido a toda la Europa ocupada con el consiguiente peligro para los aliados.

La novela de José Luis Caballero, “El heredero del diablo”, recoge que el día del atentado, 27 de mayo de 1942, Heydrich viajaba a Berlín para entrevistarse con el Führer que se supone le iba a nombrar Protector de todos los territorios ocupados, pero introduce una sospecha que se barajó muchos años después y es que Hitler pensaba algo más, nombrarle su heredero, el nazi perfecto, el heredero del diablo. La novela es pues un thriller negro en el que la personalidad del SS Oberguppenführer la llena por completo y lo convierte en protagonista de un relato que arranca con un crimen donde están encerradas todas las respuestas. Klaus Rotter, el investigador del Kripo, la policía criminal, vivirá una evolución semejante a la de la Alemania de los años treinta y cuarenta, desde la República de Weimar hasta la ocupación del país por los aliados. La acción comienza en Berlín y viaja a Kiel, Hamburgo, Barcelona, Praga y Londres para regresar a Berlín once años después.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *