Espías desde el cielo

La película “Espías desde el cielo“, en inglés “Eye in the Sky” que es algo diferente, aborda, que yo sepa por primera vez, una historia en la que los ultramodernos drones tienen un protagonismo destacado. Es cierto que esos aviones sin piloto han aparecido en otras producciones cinematográficas o televisivas, pero en este caso la película dirigida por Gavin Hood, el mismo de “Expediente Anwar” o de “El juego de Ender”, le da un protagonismo especial que a mi me recuerda la tesis de que los pilotos de B-52 de la guerra de Vietnam, por ejemplo, podían asesinar con sus bombas a distancia a miles de personas sin tener ninguna empatía o remordimiento de conciencia. Como es obvio esa afirmación es una falacia pues, como mantiene el general Frank Benson interpretado por Alan Rickman, no es cierto que los soldados no sufran con los horrores de la guerra. Sí es cierto que la película mantiene cierta dicotomía entre buenos-malos, como era de esperar en un filme británico y que los personajes que manejan el letal dron tienen una carga ética discutible en un profesional. También llama la atención el hecho de que el piloto del dron, quien en ultima instancia debe apretar el botón de disparo del misil, tiene una vision casi perfecta de las personas que vana a sufrr la explosión, aunque en la vida real, la resolución y nitides de una imagen de satélite o de dron no alcanza, que yo sepa, esa perfección. La cadena de informaciones, decisiones e indecisiones que rodean la operación desde el aire da, eso sí, una idea aproximada de lo que hoy en día es, o puede ser, la guerra, algo a solventar en los despachos, con la oportuna burocracia o con una cierta distancia. En definitiva, la película, con una magistral Helen Mirren no deja de ser un elemento de atención sobre la guerra secreta, o lo que es lo mismo, esa “guerra asimétrica” que enfrenta a ejércitos poderosos y parte de un Estado con las fuerzas irregulares o insurgentes, a veces con solo un puñado de militantes. Eso sí, no falta en “Espías desde el cielo” un poco de sentimentalismo y varios de los protagonistas a los que les afloran las lágrimas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *