Soldado de la CIA

El título de la obra, Soldado de la Cia, me había llamado la atención hace mucho tiempo aunque no había encontrado el momento para leerlo. De hecho tenía nociones de quién era Robert Baer, uno de esos personajes que la CIA, para bien o para mal, ha encumbrado en el universo de la Literatura. El hecho de decidirme a leerlo vino a cuento en una revisión de la película “Syriana” cuando me fijé en que Robert Baer figuraba como asesor. La elección de Baer como fuente de información para la película de Stephen Gaghan tenía mucho sentido pues Baer es un individuo con una larga experiencia en la lucha secreta en el Oriente Medio, un auténtico “soldado de la CIA”.

La obra, publicada por la Editorial Crítica es un pozo de información, tal vez no exactamente de los hechos que relata, pero sí de los mecanismos de una macro agencia de espionaje y de las relaciones que se establecen entre los agentes, la burocracia y lo que ellos llaman “los activos” que suelen ser personajes que optan por “traicionar”, si se puede llamar así, a sus países u organizaciones de origen. El libro de Baer no es un prodigio literario, no es esa su función, pero sí es un magnífico fresco de una región que supone el pozo negro de las relaciones internacionales y que, si nada lo remedia, será un foco de inestabilidad en los próximos siglos tal y como viene siéndolo desde la época del país de Sumer. Baer, que alcanzó un alto grado de responsabilidad en la CIA se muestra a sí mismo en el libro como el agente de una CIA heredera de la OSS que ayudó a ganar la guerra a Estados Unidos y considera a la actual Compañía una organización más preocupada por la “corrección política” que por su labor de prevenir y combatir a los enemigos de Estados Unidos. A pesar de las reticencias que puede generar la lectura de sus aventuras con Irán, las antiguas repúblicas soviéticas, Yasser Arafat o la Siria de la familia El Assad, no cabe duda de que “Soldado de la CIA” es uno de esos libros imprescindibles para quien quiera ahondar en el funcionamiento real de la política.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *