Nzere Kongo, viaje a la cuna del mal

El origen del sida, la plaga del siglo XX, ha sido controvertido desde la aparición de los primeros casos en Estados Unidos allá por 1981. Los últimos estudios, controvertidos y cuestionados por algunas fuentes, afirman que se originó a finales de los años cuarenta en el entonces Congo Belga, lo que hoy en día es la República Democrática del Congo y que de ahí pasó, vía Haití, hasta Estados Unidos. La novela Nzere Kongo, un thriller de espionaje, toma esa teoría y en un relato dividido en dos partes bien definidas, la época actual y la de los años de independencia del Congo, traza una historia de espías, soldados y médicos con el origen de la terrible enfermedad como fondo. El relato es verosímil, tan verosímil que pone los pelos de punta siguiendo las aventuras de un médico, César Boronat, que esconde a un auténtico médico español que trabajó en el Congo en aquellos terribles años de la independencia, de los simba y de Lumumba. Boronat (el nombre en la novela) no participó directamente en el tratamiento de los primeros casos de aquella extraña enfermedad, detectada en las selvas de Garamba, pero sí proporcionó al autor una inestimable información sobre el país, sobre los servicios médicos europeos que allí trabajaron y sobre la historia de unos años cruciales en la historia de aquel país. Los personajes, tanto los de aquellos duros años, como los actuales, responden a personas de carne y hueso y la historia expone un profundo conocimiento del funcionamiento de los servicios secretos y de las fuerzas de la ONU, civiles o militares en aquel convulso país. El personaje central de la época actual, un agente secreto belga llamado Marcel Quintana, de origen español, responde también a un personaje real, agente secreto al servicio del SDECE francés, como otros agentes, españoles, están también inspirados en auténticos funcionarios y soldados.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *