El Intocable

Ya desde el primer momento “El Intocable“, la novela de John Banville, remite a un clásico del espionaje, incluso para los no iniciados, Anthony Blunt, el consejero de Arte de la reina Isabel de Inglaterra que dedicó su vida, entre otras cosas, a espiar para la Unión Soviética. “El Intocable” es una novela magistral en la que, en la línea habitual de la literatura de espionaje, fluctúa entre la realidad y la ficción con un relato impecable de la vida y trayectoria de Maskell (Blunt), desde su origen familiar irlandés hasta el aciago día en que Margareth Tatcher descubrió su juego para la posteridad ante la Cámara de los Comunes.

Banville se adentra en la vida del espía, del agente doble, con una sensibilidad impactante descubriendo los rincones de una personalidad única desde su pasión por Poussin pasando por su amor/odio a la Rusia soviética hasta su sexualidad acorde con ese grupo, los cinco de Cambridge, que han pasado a la historia de la Europa contemporánea. Para el lector ávido de emociones yo le recomendaría el insuperale capítulo en el que Victor Maskell debe dejar a su hermano Freddi en un hogar de acogida, impresionante, pero el descubrimiento de su homosexualidad resulta también de una intensidad notable. Traición, lealtad, verdad y mentira en una de las mejores novelas que he leído. Y he leído muchas.

El Intocable. John Banville. Alfaguara. 2015.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *